Rotores de centrífuga de ángulo fijo

Rotores de ángulo fijo que ofrecen un recorrido medio, un tiempo de ejecución del programa rápido y una resolución excelente.

En los rotores de ángulo fijo, los tubos mantienen un ángulo constante durante la rotación, habitualmente entre 23° y 38° con respecto a la vertical. Se utilizan normalmente a velocidades elevadas, con volúmenes de pequeño a grande, para aplicaciones de sedimentación, como en bacterias y hongos para recuperar el sedimento compactado, retirar las partículas de una suspensión y desechar los residuos, y para el bandeo isopícnico del ADN.

Al sedimentar, es deseable que el sedimento compactado se deposite hacia el exterior de la pared inferior del tubo, ya que esa ubicación permite una fácil recogida del sedimento. Un rotor de ángulo fijo es ideal para obtener un fácil acceso al sedimento.