Norma ISO 11171

Sistemas de potencia hidráulica y calibración de contadores de partículas en líquido

La limpieza de los fluidos es un factor clave de fiabilidad cuando se trata de sistemas hidráulicos y de rodamientos de precisión. La acumulación de suciedad y la degradación del aceite aumentan con el uso del equipo, lo que produce sedimentación, engomado y abrasión de las piezas. Teniendo en cuenta la relación entre la limpieza del aceite y la vida de los componentes, cuanto más limpio esté el sistema, más larga será la vida útil del aceite y de las piezas lubricadas. Un aumento en el recuento de partículas (por encima de la línea de base) indica un aumento de la contaminación. Las normas ISO se desarrollaron como estándares para la vigilancia de la limpieza de los fluidos. 

La ISO 11171 se introdujo en 1999 para simplificar la generación de informes de datos de recuento de partículas convirtiendo los resultados del recuento de partículas en clases o códigos. Este cambio se produjo como resultado de la introducción de ISO MTD (polvo de prueba medio) como reemplazo de ACFTD (polvo de prueba fino de limpiador de aire) en las suspensiones de fluido utilizadas para calibrar los contadores de partículas ópticos. Esta norma internacional y las modificaciones posteriores definen los requisitos para la calibración del contador de partículas y la reproducibilidad de los datos, abarcando los índices de caudal, el error de coincidencia de resolución y la precisión sensor/volumen, garantizando al mismo tiempo que todos los instrumentos se calibren con los mismos estándares trazables de NIST.